Casas Immigration , Ltd.

Exploring Immigration Options When A Petitioner Passes Away

Explorando las opciones de inmigración cuando fallece un peticionario

El proceso de inmigración puede ser complejo y desafiante, y las desafortunadas circunstancias de la muerte de un peticionario pueden complicar aún más las cosas. Sin embargo, es importante recordar que todavía existen posibles opciones de inmigración disponibles para los beneficiarios incluso después del fallecimiento del peticionario. En esta publicación de blog, exploraremos algunos de los caminos y opciones alternativas que las personas pueden considerar ante la muerte del peticionario.

Recuerde que navegar por el proceso de inmigración puede ser complicado, especialmente cuando se enfrenta a circunstancias inesperadas. Se recomienda encarecidamente buscar la orientación de un abogado de inmigración con experiencia que pueda evaluar su situación específica y brindarle asesoramiento personalizado.

Continuar el proceso bajo la Sección 204(l) o mediante el Reintegro Humanitario:

En caso de muerte de un peticionario, los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de los EE. UU. (USCIS) permiten el restablecimiento de una petición de conformidad con la Sección 204 (l) de la Ley de Inmigración y Nacionalidad o mediante el restablecimiento humanitario. La vía legal adecuada para restablecer la petición dependerá de varios factores, incluido si el beneficiario residía en los EE. UU. en el momento de la muerte del peticionario y en el momento de presentar la solicitud de restablecimiento. Aquí es donde la ayuda de un abogado de inmigración con experiencia resultará invaluable, ya que se trata de un área compleja de la ley de inmigración y es importante asegurarse de que está tomando todas las medidas necesarias para preservar su beneficio de inmigración.

Búsqueda de elegibilidad a través de un patrocinador sustituto:

Una vez que USCIS restablezca la petición, es posible que el beneficiario aún necesite obtener un patrocinador sustituto, quien ocupará el lugar del peticionario fallecido. Esta persona deberá firmar el Formulario I-864, Declaración jurada de manutención, un contrato que hace que la persona sea financieramente responsable de la manutención del futuro beneficiario inmigrante. La persona que firma la declaración jurada de manutención se convierte en el patrocinador una vez que el inmigrante se convierte en residente permanente legal.

 
Por ley, el Patrocinador Suplente debe cumplir con los siguientes criterios:

Explorando otras categorías de inmigración basada en la familia:

Dependiendo de su relación con el peticionario fallecido, es posible que aún sea elegible para otras categorías de inmigración basadas en la familia. Por ejemplo, si es cónyuge de un ciudadan@ estadounidense que falleció, puede ser elegible para presentar una solicitud como viudo(a) según la Ley de Inmigración y Nacionalidad (INA). De manera similar, si es hij@ de un ciudadan@ estadounidense que falleció, puede ser elegible para ciertos beneficios según la Ley de Protección del Estatus Infantil (CSPA).

Buscar otras opciones de inmigración:

Si las opciones mencionadas anteriormente no son aplicables en su situación, puede valer la pena explorar otras vías de inmigración que no dependan de la petición I-130. Algunas opciones alternativas incluyen visas basadas en empleo, programas de lotería de visas de diversidad o buscar asilo o estatus de refugiado si es elegible.

Perder a un peticionario puede ser una experiencia emocionalmente desafiante, pero no necesariamente significa el final de su viaje de inmigración. Al explorar opciones como la Sección 204(l), el restablecimiento humanitario o el Formulario I-360 (petición de viudo), es posible que aún pueda perseguir su objetivo de inmigrar a los Estados Unidos.

Recuerde consultar con un abogado de inmigración para recibir orientación profesional adaptada a sus circunstancias únicas.